Sobre el origen de la corriente anarquista

Tratando de ayudar a mi hija, un poco y de una manera muy superficial, a entender el origen de la tendencia anarquista como movimiento  e ideología definida y estructurada dentro del pensamiento social.

El pensamiento socialista, así como el anarquista, no son producto de un solo pensador, ni la concepción aislada de una época en particular, es producto de la evolución y confluencia de diferentes pensadores a lo largo de la historia influidos principalmente por los acontecimientos y circunstancias de la vida social de cada una de las épocas en que les toco vivir.

Como precursores del pensamiento socialista y anarquista se puede considerar un tronco común que estaría constituido por pensadores como Francois Babeuf (1760-1797) considerado tal vez el primer socialista, Robert Owen (1771-1858), Henri de Saint-Simon (1760-1825), Charles Fourier (1772-1837) todos ellos como parte de una primer generación de pensadores críticos e inconformes con las condiciones de explotación y de miseria a que se encontraban sometidas las clases menos privilegiadas de la sociedad, y en desacuerdo con el orden económico que la burguesía imponía siendo la única beneficiaria de éste.

Posteriormente surge una segunda generación de pensadores, quienes fincan los cimientos para la estructuración de una teoría mucho mas fundamentada, desarrollando así lo que posteriormente serian las diferentes corrientes ideológicas basadas en la idea de la emancipación de la clase trabajadora en el caso del socialismo o comunismo de estado y de la clase trabajadora y de la humanidad completa en el caso del anarquismo o socialismo (comunismo) libertario.

Esta generación está formada entre muchos otros por Louis Blanqui (1805-1881) Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865) Louis Blanc (1811-1882) Miguel Bakunin (1814-1876) y Carlos Marx (1818-1883) siendo estos últimos quienes frecuentemente son considerados los padres de las dos corrientes, anarquismo y comunismo. Pero en realidad estas dos corrientes ya venían definiéndose como posiciones concretas y diferenciadas dentro del pensamiento socialista con anterioridad, por un lado quienes abogaban por la intervención y organización del estado (estatistas) y por otro lado quienes defendían la libre determinación de la sociedad por medio de sus organizaciones de base y de manera federada tomando por este medio el control de su propia vida.

Estas corrientes ya se habían manifestado en La comuna de parís (1871).

Es en el seno de la Primera internacional (1864-1876) en donde se produce la escisión definitiva entre estas dos posturas, en donde el enfrentamiento entre marxistas y bakuninistas lleva a la ruptura.

Marx junto a Federico Engels (1820-1895) elaboran lo que se considera una de las obras fundamentales de la historia del pensamiento social iniciada esta con el manifiesto comunista, dando origen a la más grande corriente del socialismo estatista partidario del control Obrero-Estatal y de la economía planificada.

Por otro lado Bakunin partidario del colectivismo -o sea la organización de la vida económica y social por medio de colectividades libres- y los libertarios, plantean la organización por medio de asociaciones libres de productores, la autogestión, la autonomía social e individual, la igualdad de oportunidades, la equidad en la distribución y la necesidad del desarrollo personal de cada miembro de la sociedad.

Esta corriente fue fuertemente influida por pensadores como Proudhon, Owen y Fourier, tomando además, no solo elementos de los socialistas sino de otras corrientes, por ejemplo la tendencia libertaria dentro del liberalismo, William Godwin (1756-1836) quien resalta la iniquidad del aparato político en sí, la corriente libertaria viene a reforzarse con una infinidad de pensadores, quienes, más que tratar de justificar una posición ideológica, la vienen a enriquecer, entre ellos Pedro Kropotkin (1842-1921) y Eliseo Reclus (1830-1905) ambos geógrafos y partidarios del comunismo libertario, cabe mencionar también a Luisa Michel (1830-1905) quien fue una figura importante en el desarrollo de los acontecimientos de La Comuna de Paris y quien fuera la primera en utilizar la bandera negra de los anarquistas para distinguirlos de los estatistas con quienes hasta ese momento se había compartido la bandera roja.

El desarrollo posterior del ideario y la acción anarquista se ven enriquecidos por la obra y el pensamiento de innumerables pensadores, en paralelo con el surgimiento de poderosos movimientos obrero-sindicales (anarcosindicalismo) diseminados por todo el mundo, llegando a ser protagonistas centrales en el acontecer social durante vastos periodos de tiempo, teniendo en su momento una enorme influencia en la mayoría de movimientos reivindicativos, esto hasta el inicio del periodo soviético, en que el movimiento libertario fue eclipsado por la enorme maquinaria propagandística del imperio rojo.

Aun así, las ideas libertarias logran sobrevivir a través del tiempo, como una delgada línea casi imperceptible, hasta el reciente resurgimiento de sus postulados y cuestionamientos dentro del abanico de movimientos modernos cuya horizontalidad y autogestión organizativa permiten adivinar esta tendencia.

Tal vez más adelante hablemos al respecto.

Eduardo Lemus
30-May-2011
Flotando en el vacío
Anuncios
Published in: on mayo 30, 2011 at 11:13 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: