La marcha

Serendipitia – Diana Martin

Avanzo mirando al suelo, la cinta de asfalto es como unabanda sin fin, el adormecedor golpeteo de los pasos multiplicados haciendotorrente, me acoge, me arropa, acompasado murmullo en cuyo arrullo elpensamiento se pierde dentro, en el corazón.

Ahora ya no recuerdo cual fue la primera vez, he caminado yatanto, por tantas razones, y se ha avanzado tan poco que casi no se nota, peroheme aquí, aun caminando, y el horizonte aun sigue lejos.
Ya han pasado los días de euforia, los tiempos del coraje nocontenido, de la rabia en los puños, el poder en la garganta, los días en queel tiempo aun era eterno y todo era para nosotros, tiempos en que el futuroestaba a unos pasos, en la siguiente parada, ahora ya no, no se logravislumbrar.
Pero hoy, hoy prefiero marchar callado, sin ser percibido deser posible, sin ser mirado, las voces, los pasos, las consignas, parecenletanía de un ritual largamente desgastado, desvalorizado, que de tanto decir,ya no dice nada, y esa es una causa, entre tantas otras, por las que hoy,prefiero mirar adentro.
Husmeando mis propias ideas, que como estelas de humo,huidizas, naufragan en mi cabeza, me pierdo, me voy sin alejarme hacia otrosterritorios, los del alma, y es que, la indignación y la voluntad de resistirestán intactas, pero, ¿A dónde hemos llegado? ¿Qué hemos conseguido? ¿Cuántotiempo habrá que continuar? ¿A dónde llevara tanto caminar? Lo ignoro, sé adonde quisiera llegar, pero no más, con el corazón en un puño y los ideales enel horizonte, viendo hacia un sol crepuscular que se retira a dormir después decada jornada y con sonrisa burlona nos pareciera decir, acá los espero, nodemoren tanto en llegar.
Pero el paso cansa y avanzamos cada vez con mayor lentitud, ydurante el largo trayecto algunos eslabones de aquella cadena incorruptible, alpaso del tiempo, demostraron no ser del mismo material, hay mucho eslabónpodrido, que han sido alimento de la herrumbre, que de tantas pulidas parabrillar por sobre los demás, ahora no muestran más que la desgracia de sucondición frágil y vergonzante.
¿Qué ha pasado a nuestros rostros? antaño soñadores y decididos,y hoy, ajados y endurecidos, pasamontañas de harapos convertidos en coartada,mascaras de payaso, bufonescas siluetas acomodaticias y serviles, el puñalesperando a ser clavado en la espalda, de quien en verdad resiste al predador.
Y sin embargo aquí estoy, caminando, como antes, desdesiempre, queriendo llegar a donde el sol, con la rabia anudada en la garganta yuna luz en la frente que habrá de iluminar en la oscuridad, del abismo quequizá nos espere, al final del camino que se desmorona, durante esta largamarcha hacia la nada.
Ojala no me noten, ojala no me vean, pero ojala nos escuche.. . alguien, allá en el horizonte.
Anuncios
Published in: on agosto 9, 2011 at 8:17 pm  Comentarios desactivados en La marcha  
Tags:

La Ley

La ley está hecha para castigar los males generados por el mismo sistema que los sanciona, generando mayor frustración y resentimiento en quien ya de por sí, carece de los medios y las posibilidades de lograr alcanzar los prototipos difundidos y exhibidos como ideales dentro del marco laboral, comercial, consumista y estético, que rige religiosamente nuestro entorno, siendo así, corresponsable directo de la miseria que crea la fuente de ésta incapacidad de obtener dichos estándares. La ley entonces, castiga los deseos de ser lo que se dice, se debería ser.

Eduardo Lemus
30-Jun-2011
Published in: on junio 30, 2011 at 11:59 pm  Comentarios desactivados en La Ley  
Tags:

Sobre el origen de la corriente anarquista

Tratando de ayudar a mi hija, un poco y de una manera muy superficial, a entender el origen de la tendencia anarquista como movimiento  e ideología definida y estructurada dentro del pensamiento social.

El pensamiento socialista, así como el anarquista, no son producto de un solo pensador, ni la concepción aislada de una época en particular, es producto de la evolución y confluencia de diferentes pensadores a lo largo de la historia influidos principalmente por los acontecimientos y circunstancias de la vida social de cada una de las épocas en que les toco vivir.

Como precursores del pensamiento socialista y anarquista se puede considerar un tronco común que estaría constituido por pensadores como Francois Babeuf (1760-1797) considerado tal vez el primer socialista, Robert Owen (1771-1858), Henri de Saint-Simon (1760-1825), Charles Fourier (1772-1837) todos ellos como parte de una primer generación de pensadores críticos e inconformes con las condiciones de explotación y de miseria a que se encontraban sometidas las clases menos privilegiadas de la sociedad, y en desacuerdo con el orden económico que la burguesía imponía siendo la única beneficiaria de éste.

Posteriormente surge una segunda generación de pensadores, quienes fincan los cimientos para la estructuración de una teoría mucho mas fundamentada, desarrollando así lo que posteriormente serian las diferentes corrientes ideológicas basadas en la idea de la emancipación de la clase trabajadora en el caso del socialismo o comunismo de estado y de la clase trabajadora y de la humanidad completa en el caso del anarquismo o socialismo (comunismo) libertario.

Esta generación está formada entre muchos otros por Louis Blanqui (1805-1881) Pierre-Joseph Proudhon (1809-1865) Louis Blanc (1811-1882) Miguel Bakunin (1814-1876) y Carlos Marx (1818-1883) siendo estos últimos quienes frecuentemente son considerados los padres de las dos corrientes, anarquismo y comunismo. Pero en realidad estas dos corrientes ya venían definiéndose como posiciones concretas y diferenciadas dentro del pensamiento socialista con anterioridad, por un lado quienes abogaban por la intervención y organización del estado (estatistas) y por otro lado quienes defendían la libre determinación de la sociedad por medio de sus organizaciones de base y de manera federada tomando por este medio el control de su propia vida.

Estas corrientes ya se habían manifestado en La comuna de parís (1871).

Es en el seno de la Primera internacional (1864-1876) en donde se produce la escisión definitiva entre estas dos posturas, en donde el enfrentamiento entre marxistas y bakuninistas lleva a la ruptura.

Marx junto a Federico Engels (1820-1895) elaboran lo que se considera una de las obras fundamentales de la historia del pensamiento social iniciada esta con el manifiesto comunista, dando origen a la más grande corriente del socialismo estatista partidario del control Obrero-Estatal y de la economía planificada.

Por otro lado Bakunin partidario del colectivismo -o sea la organización de la vida económica y social por medio de colectividades libres- y los libertarios, plantean la organización por medio de asociaciones libres de productores, la autogestión, la autonomía social e individual, la igualdad de oportunidades, la equidad en la distribución y la necesidad del desarrollo personal de cada miembro de la sociedad.

Esta corriente fue fuertemente influida por pensadores como Proudhon, Owen y Fourier, tomando además, no solo elementos de los socialistas sino de otras corrientes, por ejemplo la tendencia libertaria dentro del liberalismo, William Godwin (1756-1836) quien resalta la iniquidad del aparato político en sí, la corriente libertaria viene a reforzarse con una infinidad de pensadores, quienes, más que tratar de justificar una posición ideológica, la vienen a enriquecer, entre ellos Pedro Kropotkin (1842-1921) y Eliseo Reclus (1830-1905) ambos geógrafos y partidarios del comunismo libertario, cabe mencionar también a Luisa Michel (1830-1905) quien fue una figura importante en el desarrollo de los acontecimientos de La Comuna de Paris y quien fuera la primera en utilizar la bandera negra de los anarquistas para distinguirlos de los estatistas con quienes hasta ese momento se había compartido la bandera roja.

El desarrollo posterior del ideario y la acción anarquista se ven enriquecidos por la obra y el pensamiento de innumerables pensadores, en paralelo con el surgimiento de poderosos movimientos obrero-sindicales (anarcosindicalismo) diseminados por todo el mundo, llegando a ser protagonistas centrales en el acontecer social durante vastos periodos de tiempo, teniendo en su momento una enorme influencia en la mayoría de movimientos reivindicativos, esto hasta el inicio del periodo soviético, en que el movimiento libertario fue eclipsado por la enorme maquinaria propagandística del imperio rojo.

Aun así, las ideas libertarias logran sobrevivir a través del tiempo, como una delgada línea casi imperceptible, hasta el reciente resurgimiento de sus postulados y cuestionamientos dentro del abanico de movimientos modernos cuya horizontalidad y autogestión organizativa permiten adivinar esta tendencia.

Tal vez más adelante hablemos al respecto.

Eduardo Lemus
30-May-2011
Flotando en el vacío
Published in: on mayo 30, 2011 at 11:13 pm  Dejar un comentario  
Tags:

Podrías?

Podrías seguir naufragando en la corriente de lo convencional, escuchando, tocando, probando, consumiendo solo lo que te dan los medios masivos, e imaginar que vives, pescando frases huecas en los sitios más populares de la web, siguiendo en imágenes la vida de los iconos como si de ti se tratara, y morir en vida, podrías… ¿podrías?


Podrías seguir imaginando que eres genial, que tu conocimiento actualizado de todo aquello del momento, te convierte en el más culto de la manada, que tu dominio de lo trivial y baldío te hace ser alguien admirable, y no un bufón imbécil, que cada día regresa a casa a enfrentarse con su realidad mediocre, podrías… ¿podrías?


Podrías seguir pensando, que tener es lo mismo que ser, que decir es lo mismo que hacer, que creer es lo mismo que saber, que copiar es lo mismo que aprender, que obedecer es lo mismo que decidir y que suponer es lo mismo que pensar, podrías seguir pretendiendo, que hacer creer que eres, serás o fuiste, es suficiente para que se te considere una persona excepcional, sin que, nunca hayas sido ni llegues a ser lo que has dicho, podrías… ¿podrías?


O podrías hacer lo contrario y ser honesto contigo mismo… ¿podrías?


¿Qué es más difícil?

Eduardo Lemus
11-Nov-2010
Flotando en el vacío
Published in: on noviembre 12, 2010 at 12:09 am  Comentarios desactivados en Podrías?  
Tags:

Esnobs II (Los precarios)

P.D. al artículo Esnobs

Dentro del patetismo que encierra la actitud del esnob, existe una categoría aun más patética, la del doblemente esnob, es decir, el imitador del imitador, el esnob precario, aquel que por no contar con los recursos suficientes, se contenta con deambular por la periferia de la imitación.

Este ente irrisorio, que pretende reproducir con afectación ridícula, la pose asumida por el esnob de primera línea del “autentico” el que con eficacia de profesional no deja escapar detalle alguno de la actualidad vigente, es a su vez, un pobre remedo, que se nutre de suplementos del periódico de fin de semana, y no se pierde al igual, ningún estreno cinematográfico catalogado o comentado como imprescindible, solo que, él compra películas pirata, no por que esté en contra del elevado costo de las originales o de las entradas del cine, sino porque, no queriendo estar al margen de lo esencial para pasar por actual e informado, es la única opción que le queda.

Es aquel, que es capaz de recitar los nombres, las fechas, la obra más conocida, el numero de bodas o de divorcios y el genero ya sea musical, literario, artístico, de aquellos personajes a quienes nunca conoció y nunca había oído nombrar, hasta antes de su aparición en una pequeña nota, personajes de quienes su actividad o su obra, no pudieron saber, ya que no aparecían en sus panfletos suplementarios (ocio) hasta el día de su muerte, o de la premiación de alguna de sus obras, o de la crítica de su persona, o cualquier evento relacionado. Sin embargo ahí los tienes, opinando de cosas y temas, de los que, si les preguntas por mas detalles, ya no encuentran que decir, dando vuelta al tema con comentarios que pretenden ser graciosos.
Busca la ropa de imitación, con el logotipo de marca lo más parecido al original y se roba la señal del cable, o dado el caso, lo paga, sacrificando otras cosas urgentes, como la excesiva deuda en tarjetas de crédito, adquirida precisamente a raíz de esto, de la búsqueda de apariencia, de estatus y sofisticación.
Si unos son de risa, los otros son de llanto, el circo de la normalidad.
Eduardo Lemus
3-Ago-2010

La imagen fue tomada del blog Mickey feio

Published in: on agosto 3, 2010 at 9:26 pm  Comentarios desactivados en Esnobs II (Los precarios)  
Tags:

Esnobs


En los espacios saturados de los cafés de moda, les puedes ver, pero no es raro, también, encontrarlos en las baratas de los almacenes de prestigio, porque de baratas se nutren, de intercambiar cortedades y autoalimentarse de carroña.

Estos entes evasores del abismo, de la profundidad oculta tras las vallas de flores artificiales y los paisajes virtuales eternamente soleados, estos entes productos en sí mismos, de todo un proceso bien diseñado de asimilación, figuras clónicas de todo lo que les pueda moldear, adaptar y hacerles formar parte integral de la modernidad y ser siempre así, actuales, cool, in… son los esnobs.

Aspirantes eternos a las alturas de la popularidad.

A la sombra de cada gran evento se disuelven y así son el evento mismo, que se nutre de anonimatos voluntarios, dispuestos siempre a ser comparsa de la majestuosidad del espectáculo, cualquiera que éste sea.

Son la conmoción masiva ante el desplome de las gemelas torres, llorando el símbolo que les han hecho asumir como propio, pero también son la justificación preocupada en algunos casos, indiferente en otros, de los conflictos en el medio y cercano Oriente, porque, según dicen, allá, siempre ha sido así; son la difusión gratuita y desinteresada de todo aquello que al capital conviene, el cimiento necesario de toda carrera política, artística o simplemente del narcisismo de cualquier adinerado con necesidad de atención hacia su inútil vida de despilfarro.

Son los primeros en los estrenos de cualquier película de Hollywood, y de cualquier otra, de la que hayan leído alabanzas por parte de la crítica.

Fueron ecologistas con Al gore, partidarios del comercio justo con Starbucks y wal-mart, por ejemplo, sin haberse enterado jamás, obvio, de que la primera, trató de patentar una de las mejores variedades de café etíope, Sidamo, buscando así, privatizar un bien común, desempeñándose aparte, como apoyadora del ejército de EE.UU. en sus afanes invasores; y la segunda, quebrantando las economías locales mediante la aniquilación del pequeño comercio y la coerción de los proveedores mediante el volumen, abaratando con esto, su inversión, sin por ello representar beneficio para la comunidad en que se aloja.

Y de esa manera, así, se adhieren a todo aquello que se les presente a sus ojos como actual, como parte de la cultura predominante, con ciertos matices de compromiso, artificial, por supuesto, para con el show del que son parte.

Opinan de todo, sin el menor interés por documentarse, para ellos basta con pronunciar correctamente los nombres de las organizaciones, de los lugares, de los grupos y de cualquier otra referencia obligatoria con relación al tema de que traten, sin por ello tratar de investigar algo más de lo que los retazos de los que se alimentan les proporcionan, lo pasado ya paso, y la razón es cuestión de popularidad, los problemas sociales no existen, esos, son siempre obra de inadaptados, incultos que no saben o no han conseguido apreciar todo lo bueno que la modernidad ofrece.

Dios los libre de caer.

Eduardo Lemus
23-Jul-2010
Flotando en el vacío
Published in: on julio 23, 2010 at 3:45 pm  Comentarios desactivados en Esnobs  
Tags:

Sobre lo libertario

 

La palabra libertario ha sido a mí entender y debido a la ambigüedad de su utilización en América Latina, al igual que la bandera rojinegra (anarcosindicalista), mal asimilada.

He oído con frecuencia llamar libertario a posturas y personajes que nada tienen que ver con tal termino, el hecho de llamar al Ché o a Salvador Allende y en casos extremos a Fidel Castro o Hugo Chávez con este calificativo, es prueba de la imprecisión que se le da al termino en nuestro continente, aquí en México recuerdo el caso del General Gallardo -que propuso el establecimiento de la figura del ombudsman dentro de la institución militar con el resultado de su posterior encarcelamiento-, quien fue calificado como libertario en una publicación llamada Insumis@, nada más absurdo que llamar libertario a un militar, profesión que por su misma naturaleza de salvaguarda de los intereses del estado, representa la contraposición más absoluta a lo libertario.

El nombre de socialismo libertario fue dado por los anarquistas o socialistas antiautoritarios a su postura precisamente para distinguirle del socialismo de estado o autoritario, es decir aquel que aboga por la conducción de la vida social por medio de un aparato estatal (obrero) o burocracia de partido (vanguardia revolucionaria).

Algunas tendencias del marxismo, disidentes de la línea ortodoxa han, efectivamente, lindado con o francamente reivindicado lo libertario, tales como los consejistas y más recientemente el movimiento autónomo, quienes en sus postulados rechazan la dirección del partido, la institución del estado y abogan por la autogestión y la autonomía a todos los niveles.

Fuera de esto el movimiento libertario en su conjunto, sigue luchando a nivel individual y colectivo por la consecución de las mayores cuotas de libertad dentro de la vida social, el antiestatimos, antiautoritarismo, anticorporativismo, antimilitarismo, antisexismo, la antihomofobia y el antirracismo siguen siendo algunas de sus principales líneas de acción, y sus principales planteamientos tienen como base la autogestión, la autonomía, la igualdad de derechos entre sexos (y últimamente entre especies), el apoyo mutuo y la libre cooperación.

Por tal motivo lo libertario hoy como antes, sigue siendo antiautoritario.

Salud.

Eduardo Lemus
 
Flotando en el Vacío
Published in: on mayo 30, 2010 at 7:58 pm  Comentarios desactivados en Sobre lo libertario  
Tags:

El odio

El odio nos fundamenta y en el odio naufragamos. 

En el odio hemos sido educados, miedo disfrazado de odio, odio disfrazado de amor. 

El odio se nos inculca bajo otros nombres, lealtad, honor, orgullo, excelencia… 

El odio lo aprendemos con los ojos, de ese modo también aprendemos a llamarlo con otros nombres. 

El odio es la piedra fundacional de todo poder constituido, la génesis de toda estructura religiosa y la razón de las naciones. 

El odio nos obliga, nos somete, nos compromete a seguir su ruta trazada por siglos de odio en contingentes de combate llamados a enfrentar el odio ajeno. 

El odio lo respiramos, lo comemos, lo absorbemos, es odio lo que nos rodea y se nos inyecta por los sentidos, lo que nos arrojan a la cara en imágenes secuenciales, hileras infinitas policromas e impasibles que le normalizan e impregnan de cotidianidad perenne. 

A veces es lo único que nos nutre y sin embargo no debe ser nombrado, es social y políticamente incorrecto, aunque en el nos sumergimos cada día al despertar. 

¿Por qué el odio debe ser negado o simplemente silenciado cuando es a veces nuestra única verdad… lo más real? expresión honesta nacida en nuestro interior matizado por el hecho subjetivo que lo hace aflorar, es espejo turbulento de ese rostro que se esconde en el follaje del condicionamiento y las costumbres que moldean nuestro exterior. 

El odio al igual que el amor, embota nuestros sentidos obnubila la razón, nos lleva a descubrir el aspecto más grotesco, más nefasto, más vil y repugnante de la otredad que a la vez es uno mismo. Es parcial como el amor, es cojo, manco o ciego, negador totalitario de la otra cara del objeto odiado. 

Por odio nos sublevamos y asesinamos al igual que por amor, cuando se ama también se odia, son las caras de la moneda con que se paga la vida. 

El odio es lo que a veces nos hace levantarnos y avanzar, nos hace resistir, ayuda a no flaquear a persistir en el camino que tiene como horizonte, el odio. 

El odio cuando surge del subsuelo debe ser callado, reprimido, ese odio incubado por el odio dominante de cúpula dorada, opresor incongruente e intolerante poseedor de los cánones que rigen el funcionamiento minucioso de ese odio envolvente, el odio tiene propietarios exclusivos del derecho a ejercerlo.

El odio en manos del poder es justicia, en manos del desposeído es delito. 

El odio circula por nuestras venas como lava trepidante buscando salir. 

Odio genera la impotencia de no poder hacer nada ante la acción deliberada e impune de la muerte vistiendo la mano del poderoso enseñoreándose sobre la indefensión del débil, sumergido este en la vergüenza de no ser más que nada ante el puño inmisericorde. 

Sin embargo nosotros, nos dicen, debemos perdonar, el odio es veneno para el alma, cuando el alma ya ha sido asesinada por el odio que de arriba cae.

 

Eduardo Lemus
Publicado en: En Veces, Marzo 2010 
Published in: on mayo 14, 2010 at 1:16 pm  Comentarios desactivados en El odio  
Tags:

La Tele

 

En la penumbra de la habitación, hay veces,
en que sólo el televisor permanece despierto,
como vigilante insomne de mi propio sueño, alimentando además,
el contenido de esa cinta mental, privada?, que se reproduce al desconectarse uno,
de la realidad consciente,
intentando reparar
el daño que el diario roce con mis semejantes deja,
como herida
que corre el riesgo de infectar y empeorar,
pudiendo derivar en mal mayor
el odio, es una delicada infección, y hay que saberlo tratar.
me dicen…
Desde que tengo memoria, el televisor ya formaba parte de la familia,
él llegó antes que yo, de hecho.
He crecido a su amparo,
el televisor me ha educado, ha hecho que comprenda el mundo, me ha guardado de falsas teorías malintencionadas, que no saben más que criticar,
voces de resentidos,
me ha enseñado el lenguaje de la mayoría, me ha formado en la normalidad
gracias a él comprendo de lo que hablan los demás
y he aprendido a aceptar las cosas como deben ser, si,
tal como son.
Gracias al televisor, la vida es más sencilla,
Las largas horas que he pasado ante su pantalla, no han sido en vano,
él ha sido mi compañero en las noches de miedo, y me ha infundido miedo a lo que debo temer
es sabio, nos revela la verdad de todo, sin dejar lugar a dudas
¿que más podría pedir?
espero algún día merecer la vida de idilio que el televisor promete
a fin de cuentas, todo es cuestión de suerte, un día cualquiera, la fortuna llegara
estoy seguro,
y seré el protagonista de una bonita historia, porque el mundo es así,
una gran rueda de la fortuna
solo hay que esperar
la realidad según he aprendido -en el televisor-
es solo un juego de imágenes consecutivas, en que la tragedia y la muerte no llegan a ser tan graves y la comedia y la buena vida solo están al siguiente cuadro…a un paso, al pestañar.
Así es pues,
Solo hay que esperar mi turno
el show me aguarda.
La vida es,
un espectáculo sin final.
Eduardo Lemus
 
Flotando en el Vacío
Published in: on mayo 9, 2010 at 10:04 pm  Comentarios desactivados en La Tele  
Tags:

Otra vez 1 de Mayo…

Y una vez más le rendimos tributo al trabajo. 

Otra vez marchamos en pos de la necesidad que nos somete. 

De nuevo gritamos consignas que reclaman mejorar las condiciones que nos ayuden a soportar la tiranía que no podemos desechar. 

Y fuimos en procesión llevando en alzas a nuestro despiadado dios, aquel que nos aniquila con solo voltear la mirada hacia otro lado. 

Entonamos cantos al trabajo, no al trabajo creador sino al que paga nuestra devoción con menosprecio. 

 Reclamando solo, un poco más de compasión. 

 

Eduardo Lemus

Flotando en el Vacío

Published in: on mayo 4, 2010 at 1:23 am  Comentarios desactivados en Otra vez 1 de Mayo…  
Tags: